Los gritos sin peso

A mi alrededor se enroscan las escamas orgullosas de las serpientes del ego, gritando como trompetas en el espacio insonoro. Solo ellos escuchan sus pregones, compitiendo eternamente, insaciables, sin fondo, sin luz. Se arriman al brillo de la superficie y olvidan la hierba que pisan, flotando en palabras sin esencia. Los perros cabalgan a su lado, con los cintos negros del miedo, los ojos ardientes de la popularidad, mercancía sin peso. Y debajo de un árbol sin gracia está el tosco trono, el mejor trono de este juego, el de la concurrencia solitaria. Ahí soy invisible y no tengo nombre y las mejores gestas se fraguan sin público.

Ilustración de Christian Schloe

Ilustración de Christian Schloe

¡Dime algo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: